Programa GENERA "Generando Emprendimiento y Liderazgo" visto por una de las participantes

Blog

Programa GENERA "Generando Emprendimiento y Liderazgo" visto por una de las participantes

La Universidad de Málaga, junto con el PTA y la  Fundación Mujeres por África, puso en 2018 en marcha el Programa Genera “Generando Emprendimiento y Liderazgo”, dedicado a la formación en liderazgo para mujeres universitarias que une a estudiantes Africanas del programa Learn Africa con estudiantes malagueñas y de otras nacionalidades. Este año acaba de celebrarse la segunda edición.

Presentamos el relato de Lucía López de Aragón que además de ser un de las 30 participantes del curso GENERA  es voluntaria de la Fundación Mujeres por África.

El pasado 4 de junio, un grupo de estudiantes africanas becadas por el programa Learn Africa, llegaron a Málaga, para participar en la 2ª edición del programa GENERA, que forma en liderazgo y empoderamiento femenino, en empresas y proyectos de investigación, acompañadas de otras estudiantes de la Universidad de Málaga. Nos encontramos allí cerca de 30 desconocidas, de alrededor de 15 nacionalidades distintas, con diferentes historiales profesionales, diferentes culturas y distinta edad. Tuvimos la suerte de ser un grupo simpático que, desde el primer día, conectamos todas.

Primer día

Tras una presentación, dirigida por Isabel Fernández, del Servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de UMA, en la que todas las participantes nos dimos a conocer, la primera sesión El liderazgo está en nosotras, del  5 de junio, la tuvimos con la profesora de la UC3M, Alicia Cebada. De la hora que estuvimos con ella, todas pudimos sacar una idea importante: el liderazgo femenino es una actitud que ya llevamos dentro cada una de nosotras; es una visión que aportamos las mujeres para un cambio positivo. Para desarrollar y terminar de creernos que ese liderazgo ya está en nosotras, debemos encontrar el yo ideal para desarrollar nuestras capacidades; priorizar y descubrir nuestra visión y nuestros objetico sobre quienes queremos ser; y desarrollar la fortaleza, para buscar un crecimiento personal.

Aquella tarde tuvimos una mesa redonda con las profesoras de la UMA Gema Lobillo Mora, Ana Grande Pérez y Olga Guerrero Pérez. Fue una hora y media muy participativa donde hablamos de las vocaciones femeninas en el mundo de las ciencias. Nos hablaron de distintos proyectos en los que se encontraban, como COMOTU o MatEsElla en los cuales fomentaban la pasión por lo científico y tecnológico en los más pequeños. Nos dimos cuenta que el cambio realmente empieza por una misma y que no podemos pretender cambiar a una sociedad de la noche a la mañana. Los pequeños gestos que hagamos en nuestros ambientes, por muy pequeños que sean, pueden ser claves para un paso más grande. Y, para ello, lo más importante que debemos hacer es creer en nosotras mismas, en que nosotras podemos conseguir lo que queramos y nada ni nadie puede decirnos lo contrario, porque solo nosotras tenemos la voluntad y fortaleza de conseguir todo lo que vuele en nuestra imaginación. Y así, Gema, Ana y Olga nos lo demostraban con su historial académico y familiar.

Segundo día. Visita al PTA

El jueves 6 de junio, disfrutamos de una visita toda la mañana por el Parque Tecnológico de Andalucía, siempre acompañadas por su directora comercial Lourdes Cruz. Allí tuvimos distintas sesiones en diferentes empresas dentro del Parque. Primero visitamos la empresa OPPLUS, donde nos insistieron mucho en el poder de la idea. Es una empresa de emprendedores donde su función más importante es el cuidado de la persona que piensa, para que la idea se haga realidad. Otra empresa donde estuvimos es Aertec Solutions. Aquí nos encontramos con grupo de chicas jóvenes que nos transmitieron una idea esencial. La ingeniería aeronáutica, como otras carreras científicas, hay un gran porcentaje de hombres y se suele mirar raro a las chicas que quieren continuar sus estudios en una carrera así. Sin embargo, estas mujeres nos recordaron que solo nosotras podemos confiar en nosotras mismas para terminar lo que hemos empezado y que valemos perfectamente para hacer este tipo de carreras que, hasta ahora, parecían solo dominadas por el sector masculino. Y podemos porque somos mujeres. No porque la mujer es más valiosa que el hombre. Tampoco es al revés. Somos personas igualmente capaces de sacar cualquier carrera y sueño que queramos conseguir, aprendiendo a superar esas auto-barreras que nosotras mismas nos imponemos.

Luego visitamos las instalaciones de ORACLE Digital y tuvimos el honor de tener una pequeña sesión con su vicepresidenta, Giovanna Sangiorgi. Este modelo de liderazgo, tan dedicada a los jóvenes talentos, nos motivó a todas a querer llegar muy lejos con mucha sencillez y confianza. Finalmente, la última visita tuvo lugar en Accenture Technology. Todas estábamos impresionadas del avance tecnológico de esta empresa, que nos enseñaba los nuevos proyectos de coches voladores o gafas 3D.

Esa misma tarde, la empresa CGI nos había preparado distintos talleres en los que, dividas por grupo, esta empresa nos contaba y aconsejaba sobre las distintas áreas y formas de emprendimiento en la empresa. En mi mesa, por ejemplo, tratamos los Recursos Humanos, donde nos hicieron pensar y participar sobre formas nuevas y más dinámicas de conseguir un empleo.

Aquella tarde, muchas de nosotras pudimos disfrutar de un baño y el atardecer en la Malagueta y una cena típica en el corazón de la ciudad. Nuestras chicas africanas no dejaban de sorprenderse por la cultura de “picoteo y cañas” que tenemos en España.

Tercer día. Clausura

Y llegó el viernes, el último día. Se notaba un poco de tristeza entre nosotras porque sabíamos que ese día todas volvíamos a casa. Aquella mañana tuvimos sesión con la profesora de UMA María Sánchez (o Cibermarikiya) que nos habló de la marca personal, de cómo visibilizarnos en las redes, ya que es una herramienta clave para dejar huella sobre nuestro perfil y el talento o proyectos que queremos llevar a cabo. María nos insistió mucho en la capacidad de relacionarse, transmitir e impulsar en las redes, como forma efectiva de emprendimiento.

A continuación, de la mano de María Sánchez Elena, presidenta de FAECTA, escuchamos varias experiencias de emprendedoras relacionadas con el ámbito de la economía social. Fue muy interesante escuchar a estas mujeres que trabajaban en áreas diferentes, como la educación, el turismo o la arquitectura, y todas, en sus respectivos proyectos, nos estaban enseñando la sencillez con la que se puede llevar adelante el liderazgo femenino y la urgencia de seguir emprendiendo desde una perspectiva de género.

Llegó la clausura del curso, y tuvimos la gran suerte de poder escuchar unas palabras y recibir los diplomas de la presidenta de la Fundación Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega. Nos recordaba la importancia de defender la democracia porque, sin ésta, no va a existir nunca la igualdad y, sin la igualdad, la mujer va a quedar siempre marginada. Nos insistía en la necesidad de la presencia de la mujer en los estamentos de poder, “hoy más que nunca, el mundo necesita referentes femeninos”. Finalizó el curso con una comida con todos los asistentes en la Universidad y pudimos disfrutar de música y danza africana en directo, en el que muchas de las participantes africanas se animaban a bailar también.

Como voluntaria de la Fundación, no puedo dejar de dar gracias por la oportunidad tan grande que se me ofreció para ayudar a organizar este evento en Málaga. De primeras, parecía un curso diseñado para las becadas o estudiantes de máster en género exclusivamente. Sin embargo, casi podría decir que es un curso obligatorio para todos. Nuestro día a día está lleno de información manipulada que nos llega a través de las redes, lleno de pequeños actos que se nos margina o no se nos tiene en cuenta, lleno de palabras que nos hacen perder un poco la confianza que tenemos en nosotras. Este curso supone un parón en nuestro día a día para recordarnos que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos porque podemos. Y no podemos porque las mujeres son más que los hombres; no, podemos porque somos personas. Tenemos y debemos seguir confiando en que somos perfectamente capaces de estudiar la carrera que queremos, confiar en que la sociedad pueda ayudar a mejorar la situación de equilibrio entre la vida familiar y laboral, confiar en que nuestros pequeños actos pueden desencadenar una reacción en cadena que pueda culminar en un cambio real social.

Lucía López de Aragón

La Fundación Mujeres Por África es una entidad privada sin ánimo de lucro creada en 2012 por María Teresa Fernández de la Vega, ex vicepresidenta del Gobierno de España.

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón